viernes, 15 de septiembre de 2017

El amor es un centro

Mario Benedetti en El lado oscuro del corazón (1992)

Una esperanza un huerto un páramo
una migaja entre dos hambres
el amor es campo minado
un jubileo de la sangre
cáliz y musgo/ cruz y sésamo
pobre bisagra entre voraces
el amor es un sueño abierto
un centro con pocas filiales
un todo al borde de la nada
fogata que será ceniza
el amor es una palabra
un pedacito de utopía
es todo eso y mucho menos
y mucho más/ es una isla
una borrasca/ un lago quieto
sintetizando yo diría
que el amor es una alcachofa
que va perdiendo sus enigmas
hasta que queda una zozobra
una esperanza un fantasmita.

viernes, 8 de septiembre de 2017

¿Cómo seré...

¿Cómo seré yo
cuando no sea yo?
Cuando el tiempo
haya modificado mi estructura,
y mi cuerpo sea otro,
otra mi sangre,
otros mis ojos y otros mis cabellos.
Pensaré en ti, tal vez.
Seguramente,
mis sucesivos cuerpos
-prolongándome, vivo, hacia la muerte-
se pasarán de mano en mano
de corazón a corazón,
de carne a carne,
el elemento misterioso
que determina mi tristeza
cuando te vas,
que me impulsa a buscarte ciegamente,
que me lleva a tu lado
sin remedio:
lo que la gente llama amor, en suma.

Y los ojos
-qué importa que no sean estos ojos-
te seguirán a donde vayas, fieles.

viernes, 1 de septiembre de 2017

since feeling is first

Autorretrato de Cummings. ca. 1920
















ya que sentir está primero
quien alguna atención preste
a la sintaxis de las cosas
no te besará nunca por completo
por completo ser un loco
mientras la Primavera está en el mundo
es algo que aprueba mi sangre;
y que mejor destino son los besos
que la sabiduría
lo juro señora por todas las flores. No
llores —el más perfecto gesto de mi mente
es menos que el temblor de tus párpados que dice:
somos el uno para el otro. Entonces
ríe, entre mis brazos recostada
porque la vida no es un párrafo
Y la muerte pienso no es un paréntesis

jueves, 24 de agosto de 2017

Un sueño

Casa Camuzzi / Hermann Hesse. 1930.

Salones que cruzamos con timidez, 
un centenar de rostros que desconocemos... 
Con lentitud, una tras otra, 
las luces palidecen. 

Allí cuando su brillo se hace gris 
cuando se ciega con el atardecer, 
un rostro me parece familiar, 
la memoria del amor encuentra 
conocidos los rostros 
que antes fueron extraños. 

Oigo nombres de padres, 
hermanos, camaradas, 
así como de héroes, de mujeres, poetas 
que yo reverencié cuando muchacho. 
Pero ninguno de ellos 
me concede siquiera una mirada. 

Como las llamas de una vela 
se desvanecen en la nada 
dejan en el entristecido corazón 
sonidos de poemas olvidados, 
oscuridad, lamentos 
en torno de los días ya encauzados 
en leyenda y en sueño 
de una luz disfrutada alguna vez.

viernes, 18 de agosto de 2017

Somos al viento...


Playa ventosa / Carmelo de Arzadun
Somos al viento
cometas que vuelan
la noche y se sueñan.
Somos de viento
de aire se hace la risa
y el llanto aire
se vuelve al recuerdo.
Somos de viento
en las tardes por los cielos
manos muy tiernas
sostienen el vuelo. 
Somos el viento
de asfalto que sangra
cometas de sangre
al viento se vuelan.
Somos de viento
nos queda el aire en gotas de risa
de risa volada nos queda la sombra
se escapa su nombre.

viernes, 11 de agosto de 2017

Tan arduamente el mar...

Joseph Mallord William Turner. Study of sea and sky, Isle of Wight. 1827 

Tan arduamente el mar,
tan arduamente,
el lento mar inmenso,
tan largamente en sí, cansadamente, 
el hondo mar eterno.
Lento mar, hondo mar,
profundo mar inmenso...


Tan lenta y honda y largamente y tanto
insistente y cansado ser cayendo
como un llanto, sin fin,
pesadamente,
tenazmente muriendo...


Va creciendo sereno desde el fondo,
sabiamente creciendo,
lentamente, hondamente, largamente,
pausadamente,
mar,
arduo, cansado mar,
Padre de mi silencio.

viernes, 4 de agosto de 2017

En las interiores noches


Lo he buscado en la rosa sublime de los cielos,

en el sol de las albas y en los nocturnos soles,

en los sutiles éteres de las brumosas nébulas,

en el girante pecho de la tierra nutricia,


en el arco sombrío de la curvada nube,

en el trágico rayo que se incrusta en la selva,

en los ríos brotados al peso de los mentes,

y en las olas muriendo de besos en las playas.


Lo he buscado en imágenes, bajo los mediodías,

en el Verbo que ostenta y el silencio que oculta,

y en el sueño estelar de la inclinada frente.


Lo he buscado...y de pronto me sumergí en mí mismo,

atravesé mis sombras, entré a mis noches místicas,

y El surgió de los éxtasis, ya en su luz inefable!